• Jeyden Katerine Orjuela Gonzalez

    Miembro
    8 de mayo de 2023 at 22:20

    Desde la perspectiva profesional recomendaría un paso a paso para evitar que la lesión en la víctima se agrave y ayudar a que la sustancia arrojada no continúe quemando la piel. Retiro o alejo a la persona del lugar del derrame químico, de las partículas en el aire o los vapores. (Priorizo mi uso de guantes u otro equipo de seguridad que sea necesario para protegerme de la exposición a la sustancia química). la atención debe brindarse en los primeros minutos con el fin de diluir y neutralizar la acción del químico y contribuir de manera efectiva a mitigar los impactos de las agresiones sobre el cuerpo de las víctimas, hasta que estas puedan recibir atención médica especializada, mientras también así mismo se notifica a autoridades para que ellos tomen las respectivas medidas

    1. Retirar los accesorios tales como anillos, pulseras o collares que puedan obstruir el paso de la sangre, quitar la ropa o las joyas que hayan estado en contacto con la sustancia química.
    2. De forma inmediata iniciar el proceso de limpieza con agua a chorro o suero fisiológico. Se recomienda que durante 20 o 45 minutos la víctima pueda tener abundante contacto con agua para que se retire la mayor cantidad de la sustancia química de la piel.
    3. Retirar la ropa que tenga el agente químico impregnado pero no desecharla, ya que esta servirá como elemento probatorio durante la investigación en contra del agresor o agresora.
    4. Utilizar jabón líquido después de 30 minutos de haber expuesto la lesión a bastante agua y dejarlo por unos minutos.
    5. Repetir la limpieza con agua y jabón las veces que sea necesario hasta que la víctima reciba atención médica.

    El agua y el suero fisiológico se convierten en los únicos aliados para intentar eliminar de primera mano la sustancia química que provoca las lesiones. No recurrir a remedios populares o estrategias recomendadas en Internet de fuentes no certificadas para tratar las quemaduras, no se deben aplicar remedios caseros o hacerle caso a los mitos que recomiendan el uso de aceites, café, tomate o cebolla. Tampoco aplicar crema dental o bicarbonato, mucho menos leche. Todo eso facilita la contaminación de las heridas que se pueden sobreinfectar y así se producir más daño sobre los tejidos

Abrir chat
Estamos para asesorarte
FESJD
Soy José de la Fundación Educativa San Juan de Dios, ...en que te puedo ayudar?